Al vacunarte, no solo te
proteges a ti, sino a los
que más quieres.